Un discurso es un regalo para toda la vida porque se guarda en el lugar más especial: el corazón de las personas que lo inspiran.